Más de 20 años luchando contra la sordera

MAS DE 20 AÑOS LUCHANDO CONTRA LA SORDERA

 

Nuestra calidad de vida, seguridad y autoconfianza dependen, en mayor o menor grado de la eficacia de nuestro sentido auditivo.

Audífonos Benidorm es una empresa fundada por profesionales con más de 25 años de experiencia en el sector de la audioprótesis a nivel nacional y con el respaldo técnico de empresas líderes a nivel mundial: Grupo Oticon, Phonak-Unitron, GnResound.

Desde nuestros centros de Salud Auditiva queremos cumplir nuestro objetivo en la lucha contra la sordera y consecuentemente, en la defensa y salvaguarda de la salud auditiva de todos nuestros pacientes.

Al igual que cuidamos nuestra salud general, debemos vigilar también nuestra salud auditiva, ya que nuestro equilibrio, nuestro desarrollo personal y profesional, nuestra calidad de vida, nuestra seguridad y autoconfianza dependen en mayor o menor grado de la eficacia de nuestro sentido auditivo. Hemos desarrollado un método de adaptación fruto de la experiencia y del trabajo en equipo con las principales asociaciones nacionales e internacionales de Audioprotesistas.

En primer lugar los Audioprotesistas de nuestros centros proceden a la toma de datos personales donde prestamos especial interés en los antecedentes del paciente, su evolución, y sobre todo a los problemas más reales y personales que a él le origina la sordera.

A continuación realizamos la otoscopia, consiste en visualizar a través de imágenes de video el canal auditivo y el tímpano del paciente para descartar patologías que hagan incompatible la adaptación protésica.

En Audífonos Benidorm:

  • Damos un servicio completo en soluciones auditivas. Las más conocidas son los audífonos, también tenemos protectores auditivos para empresas, músicos o tapones de baño. Las ayudas técnicas para el hogar son muy desconocidas pero realmente beneficiosas para las personas con pérdida auditiva.
  • El mayor problema de las personas con pérdida auditiva es la desconexión social y la desconfianza. Con nuestros protocolos de trabajo buscamos una solución personalizada a cada caso. Si la persona no oye bien, compensamos su pérdida con un audífono.
  • Los plazos van relacionados con el desgaste auditivo, la persona ha trabajado en una lavandería es desgaste es superior al que pueda tener un contable. La norma es hacer un primer estudio o audiometría, cuando encontramos una anomalía se crea un calendario de visitas, si la persona oye y entiende bien se le recomienda visitas cada dos años.
  • Por norma es aconsejable una visita a un centro especializado o a un otorrino. En esta visita se hace una visión del conducto para valorar acumulación de cera u otras posibles patologías las cuales pueden provocar una pérdida auditiva irreversible.
  • En la respuesta anterior se valora sobre todo la acumulación de cera, esta es una protección natural que tiene el oído, cuando se acumula demasiada, es cuando aparecen los tapones y temporalmente dejamos de oír. Existen métodos naturales, mecánicos y químicos para la extracción de la cera, se tendrán que utilizar después de la visión del conducto y prescrito por un profesional. Ante todo evitar los bastones con algodón.
  • La mayor parte de pérdidas son debidas a un desgaste en oído interno. En algunos casos son por cuestión genética. Siempre se ha relacionado la pérdida auditiva a la edad, con la exposición continua al ruido cada vez encontramos más casos de personas jóvenes con este tipo de perdida. En los últimos años encontramos casos de personas que viajan mucho al norte de Europa donde los fonemas de su idioma son más suaves y notan antes la necesidad de las ayudas auditivas.
  • En España en la mayor parte de los hospitales maternales existen las pruebas de potenciales evocados o de otoemisiones. Cuando los niños no han pasado estas pruebas o la pérdida es posterior, en casa sin que el niño nos vea, se pueden provocar sonidos de poca intensidad y si no vemos reacción conviene acercarse a un centro especializado.
  • Como profesional, la estética no es lo importante, nuestra recomendación suelen ser audífonos Rie, conectan el audífono retroauricular con un tubo muy fino al canal auditivo, son muy pequeños, casi invisibles. A día de hoy existen audífonos que se sitúan en la segunda curva del canal auditivo, muy cerca del tímpano, es imposible que se vean, esta adaptación está muy condicionada al tamaño del conducto y la pérdida auditiva.